Proyección de una Marca

El marketing olfativo un estratégico formato de proyección de una marca

Los resultados de algunos estudios científicos recientes afirman que los aromas provocan potentes efectos en el comportamiento humano y, además, revelan que la memoria olfativa es la más poderosa que se posee para recordar o percibir las cosas. La publicidad no se podía quedar a la cola y tenía que sacarle partido a algo tan eficaz. Así, ha sido como se ha puesto de nuevo de moda esta forma de hacer marketing y vender un producto o marca a través de un aroma, olor o sensación. Lo que pretende esta técnica es alterar el sentido más sensible: el olfato, ya que es un sentido comercialmente virgen que además tiene la cualidad de ser de rápida asociación y el de mayor permanencia en nuestra memoria. El Marketing Olfativo consiste en el estudio, desarrollo y aplicación de aromas que pudieran incidir positivamente en la decisión de compra del cliente y el rendimiento de los empleados. La capacidad de crear nuevas sensaciones basadas en la aromacología (ciencia que estudia el efecto de los olores en la mente) mediante fragancias relajantes, calmantes y energizantes, puede convertirse en una gran apuesta para las estrategias de marketing de un producto o empresa. El Marketing olfativo tiene multitud de aplicaciones al alcance de cualquier empresa que entre sus objetivos proyecte el incremento de la recordación de su producto o marca en concreto y así, extender de manera estratégica sus líneas de productos explotando este sentido. El procesamiento cerebral de las percepciones olfativas reside en parte en el sistema límbico que controla las emociones, la conducta y el almacenamiento de la memoria; por ello, para hacer vibrar las cuerdas del corazón, los olores son más seguros que aquellos que vemos u oímos. Además, la mayoría de las investigaciones sobre el tema afirman que recordamos el 1% de lo que palpamos, el 2% de lo que oímos, el 5% de lo que vemos, el 15% de lo que degustamos y el 35% de lo que olemos.